Sunday, December 11, 2005

Barney La Droga Infantil

A los pocos meses de haber nacido mi hijo, me di cuenta que el ser humano desde muy pequeño puede llegar a crear adicciones, la de mi hijo es muy clara, Barney. La palabra más pronunciada por él, la que más lo estimula, la que mejor dice y la que más quiere oir. Supongo que muchos padres se han puesto a pensar qué es lo que tiene este dinosaurio de dos metros de color morado y con ademanes no muy varoniles. Yo me pregunté lo mismo, y ahora que estudio mercadeo me di cuenta que hace parte de una investigación a fondo donde descubrieron que un muñeco puede reunir todo lo que estímula a los niños desde los dos meses hasta los siete años. Pero igual, aunque es un producto comercial, que se puede comer en gomas, que tiene películas, cd de música, que puede volverse omnipresente, tiene varios detalles interesantes, que convierten a ese dinosaurio, que inicialmente me caía tan mal, en un personaje agradable y me complace que haga parte de la vida de mi hijo.

Cuando hablo de estos detalles, me refiero a la primera vez que ví un capítulo de Barney de principio a fin en compañía de mi hijo, era una fiesta morada que le celebraban a una niña de 11 años a la que le faltaba una mano, en ese momento me di cuenta que Barney iba más allá que un programa de distracción para niños, pues mostraba principios claros sobre el respeto a la diferencia y a quererse los unos a los otros sin importar su color de piel, su raza, su sexo, su condición social o si tiene o no alguna discapacidad física. Si se fijan los niños que salen en el programa de Barney son todos distintos: hay negros, rubios, latinos, algunos con discapacidades físicas, con temperamentos diferentes y formas de ver el mundo distintas. Además de mostrarle estos principios, explota la imaginación y hace que los niños aprendan a soñar desde pequeñitos, la capacidad de soñar, que para los adultos sigue siendo una herramienta efectiva y un incentivo para llegar a donde quieren. Por estas dos razones me encanta que mi hijo vea a Barney desde que se levanta hasta que se duerme, porque le muestra desde un pequeño mundo la proyección de un mundo real, donde no todos son iguales, sino diferentes y que la mejor alternativa es respetarlos y quererlos. La segunda razón es la capacidad de soñar e imaginarse lo que quieran, con el mejor juguete que tienen, su imaginación. Papás, si les preocupa que su hijo esté tan obsesionado con Barney, por lo menos piensen que le va dejar algo bueno que le hace mucha falta a las generaciones de ahora, respetar a los otros y quererlos, pues por lo menos en mi generación somos más ajenos a querer y a respetar lo diferente.

6 comments:

Francisco Restrepo said...

Hola que tal.

Ese dinosaurio sera lo que quiera, pero canta una cancion al final que hace que mi hijo me busque para que lo abrace y le de un beso. Eso me hace muy feliz

andreboga said...

Si sé que se siente,pues Jacobo hace lo mismo.

Anonymous said...

Es bueno saber que hay mucha gente que esta de cuardo con tu argumento que el mismo mío. Mi hija de sesis meses tiene la mism atracción hacia ese muñeco. Me gustó mucho el análisis que haces de que es un ambiente pluricultural.
Saludso

Un Gerente said...

me uno a fjrestrepo, mi tigresa cada que suena "te quiero yo. . . y tu a mi, somos una FAMILIA feliz. . ." corre y me abraza. . .
eso se lo debio al bojotre ese. . .

Silvina said...

alguien sabe como se llama el capítulo de Barney donde sale la niña sin una mano, lo necesito para dar terapia a niños que padecen esa discapacidad.

Anonymous said...

yo también quiero saber cómo se llama ese capítulo, desde que lo vio mi hermanita kedó muy traumada...y ya no kiere darme sus manitos porque piensa que Barney se las va a arrancar como a esa nena..
tremendo muñón!